viernes, 3 de febrero de 2017

Seppi vence a Berlocq y pone aborde del abismo a Argentina en la Davis

Lorenzi venció a Pella y Seppi, que reemplazó a Fognini, venció a Berlocq. Argentina está a un punto de tener que pelear por no descender.

BUENOS AIRES, ARGENTINA: Aunque suene insólito por los más de 30 grados y el sol de Sahara que quemó Buenos Aires durante todo el día, Italia echó un baldazo de agua helada sobre el último campeón de la Copa Davis por BNP Paribas: gracias a las victorias de Paolo Lorenzi y Andreas Seppi sobre Guido Pella y Carlos Berlocq, los italianos aventajan a Argentina por 2-0 en la serie de primera ronda que se juega en Parque Sarmiento.



Lorenzi (43º) tiró de su habitual solidez para aprovecharse de un inestable Pella (84º) y vencerlo por 63, 63 63 en 2:25 horas de juego. Seppi (68º) dominó sus propios fantasmas y la fama de gladiador de Berlocq (81º) para dejar a su equipo a una victoria del pase a cuartos de final al ganar por 61 62 16 76 (6).

“Creo que jugué muy bien, me sentí muy cómodo dentro de la cancha”, dijo Lorenzi, que no tuvo problema en realzar su principal mérito en el primer punto de la serie: “Tomé las decisiones justas en los momentos importantes. Eso fue la llave”.

Pella, que debutaba en Copa Davis ante su público tras jugar siempre como visitante, jamás se sintió él mismo dentro de una pista muy lenta, la primera de arcilla en la que jugaba en seis meses. “Cuando estás incómodo hay veces que no podés dominar la situación. No tuve mi mejor versión y él jugó muy bien”.

Mientras el uno italiano se hizo fuerte en los pocos momentos complicados que tuvo, más que nada en el primer y segundo set, el argentino no logró subirse a esos contados trenes que le pasaron para reengancharse en el partido. “Cuando intenté forzar más mis tiros, lo único que generé fueron más errores”, admitió Pella, que completó 47 no forzados. 

Ni el apoyo de Diego Maradona en la tribuna pudo servir de rescate para una cabeza que no se encontraba como siempre.

Seppi no hace extrañar a Fognini

Cuando se jugaba el último set del primer punto, se supo que Fabio Fognini no iba a poder presentarse ante Berlocq por sufrir una gastroenteritis. Seppi salió a la cancha y despejó cualquier duda en los dos primeros sets de que podía ser un partido más al alcance de Charly: en una hora y 19 minutos estaba dos sets a cero.

“No jugaba hace seis meses en tierra. No me esperaba jugar hoy pero estos 5 ó 6 días entrenando aquí me dieron confianza y pude hacerlo en un gran nivel en esos dos primeros sets, muy agresivo”, comentó Seppi.

El partido estaba para hacer rápido los bolsos, pero Berlocq siempre tiene una bola más. Y Seppi siempre puede zambullirse en alguna laguna. Pasaron las dos. El argentino entró en modo “arena romana”, luchó y varió alturas. Y el azzuro se dio un chapuzón. La gente rugía, ya abrasada por el sol, y Maradona se golpeaba el pecho con furia festejando el tercer set.

Como en el 2-0, la realidad gambeteó las sensaciones. Seppi estuvo 5-2 para ganar el partido y terminó jugando un tie-break en parte por sus propios errores y por la presión del argentino. “Tiré todo al asador y subí muchísimo mi nivel”, apuntó. Era terreno Berlocq, la heroica, la hinchada bullendo.  “Un poquito de miedo tuve”, reconoció Corrado Barazzutti, el capitán visitante. Pero Andreas encontró los golpes, Charly perdió el pulso en tres derechas ganables e Italia tiene al campeón en jaque.

“Necesitamos levantar el nivel para tener posibilidades”, sostuvo Daniel Orsanic, el capitán argentino que el sábado confiará en Berlocq y Leonardo Mayer para un dobles de vida o play-off para Argentina. En Italia, Barazzutti apuesta al misterio: “Fognini tal vez juega”. 

daviscup.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada