domingo, 20 de agosto de 2017

Dimitrov salda una deuda y logra en Cincinnati su primer título de nivel Masters 1000

La espera terminó. Grigor Dimitrov subrayó su enorme potencial levantando a sus 26 años en Cincinnati el primer ATP World Tour Masters 1000 de su carrera. El búlgaro se proclamó campeón del Western & Southern Open sin ceder un set, tras derrotar por 6-3, 7-5 al australiano Nick Kyrgios en una hora y 25 minutos de partido, sumando el séptimo título de su carrera en el ATP World Tour y el tercero de la temporada 2017 tras coronar Brisbane y Sofía.





El triunfo reportó un gran botín a Dimitrov, que aseguró su regreso al Top 10 del Emirates ATP Rankings. Además, sumó 1.000 puntos y ascendió del No. 9 al No. 6 en la Carrera Emirates ATP A Londres, ocupando virtualmente una plaza para disputar por primera vez en su carrera las Nitto ATP Finals - a celebrar en el O2 Arena londinense del 12 al 19 de noviembre.

El partido alumbró la lucha entre dos talentos primerizos, el primer choque entre dos jugadores nacidos en la década de los 90 peleando un título de esta categoría. El respeto mutuo entre dos debutantes en una final de ATP World Tour Masters 1000, enorme oportunidad a ambos lados de la cinta, marcó los cuatro primeros juegos exentos de opciones de rotura.

Cuando llegó su primera oportunidad, Dimitrov mostró unos brillantes reflejos. El búlgaro lanzó un resto directo con su derecha, con el cuerpo suspendido en el aire, para mandar la pelota a los pies de Kyrgios. Un tiro convencido para asestar el primer golpe al encuentro y auparle en el marcador (4-2). 
Ni siquiera las dudas inmediatas (dos dobles faltas situaron el 0-30 en el marcador) detuvieron el ritmo de Grigor, eléctrico en cada tiro para voltear el juego, confirmar su rotura y abrir una brecha definitiva en el primer parcial.

El choque fue un regalo para observar el despliegue de Dimitrov, de pies rapidísimos en busca de su tiro de derecha. Su golpe cortado de revés, además, fue una clave importante en el encuentro. Una solución táctica para buscar oxígeno ante los morteros de Kyrgios y, también, una forma impecable de mantener la pelota a baja altura, lejos del golpeo cómodo del agresivo australiano.
En una segunda manga plana, Kyrgios trató de variar el guión, poblando el encuentro con puntuales subidas a mitad de pista. Una propuesta arriesgada ante la capacidad atlética de Dimitrov, que conectó numerosos passing shots como respuesta. 

El servicio de Kyrgios le mantuvo a flote ante la estabilidad de fondo de Grigor, al que no amenazó el saque en todo el segundo set. El australiano resistió con 3-3 a dos pelotas de rotura, anticipando el sufrimiento que padecería al cierre del encuentro.

Tras resistir a contracorriente y estirar la manga hasta el 5-5, un juego para olvidar destruyó las opciones de Kyrgios. En el undécimo juego del segundo set, el australiano cometió tres dobles faltas y envió una derecha al muro entregando a Dimitrov la opción de servir para coronar Cincinnati. Grigor no desaprovechó la oportunidad y logró la copa más importante de su carrera.

"Enhorabuena por la gran semana que has hecho. Es bonito verte jugando a tu mejor nivel, siempre lo has tenido dentro de ti", reconoció deportivamente Kyrgios en su discurso sobre la pista.

"Es uno de mis torneos favoritos y estoy realmente feliz por haber ganado aquí", reconoció Dimitrov tomando la copa de campeón. "Siento una enorme confianza tras conseguir este título. Es el más grande que he logrado hasta el momento. Lo voy a disfrutar un par de días y me enfocaré en el US Open", señaló el búlgaro.

La frialdad del búlgaro fue in crescendo, hasta el punto de cerrar en blanco un primer set, vertiginoso, decidido en su favor en 34 minutos de juego. Una primera manga donde dominó con maestría el fondo de pista, haciendo suyos 17 de los 21 puntos decididos tras la línea.

ATP

Garbiñe Muguruza arrolla a Simona Halep y se corona en Cincinnati

Garbiñe Muguruza juega con la confianza necesaria para destrozar la bola en cada derecha. Y en cada revés, y en cada servicio. Esa vuelta de tuerca mental que necesitaba para ganar dos torneos en una misma temporada se ha palpado en el cemento caliente de Cincinnati. Donde no regaló casi ningún golpe y lastimó con cada uno de ellos, hasta machacar a todas sus rivales, física y mentalmente. Palo y palo. Muguruza, campeona por primera vez en el WTA Premier 5 de Cincinnati, aplastó este domingo a la rumana Simona Halep (6-1 y 6-0, en 56 minutos), quien luchaba para trepar hasta la cima del ranking de la WTA por primera vez en su carrera. El sábado, en semifinales, la española había vencido a la actual número uno, Karolina Pliskova. ¿Quién puede pararla?



“El tenis está bien. Muéstrame que crees en él, tienes que creer”. El ruego lo lanzó, en uno de los cambios de lado (ahora se puede hablar con el entrenador), el australiano Darren Cahill, preparador de Simona Halep, número dos del mundo. Qué difícil resulta creer ante esta Muguruza, sobre todo porque para que deje de reventar cada bola hay que obligarla a jugar forzada. Y allí es cuando sus rivales, desesperadas, fallan. Eso le sucedió a Halep, obnubilada, presionada en cada tiro, sabiendo que si su bola no iba cerca de las líneas, o al fondo de la pista, Garbiñe la destrozaría. Entonces, imprecisa la rumana, cuando no se equivocó, Garbiñe la destrozó. En nueve minutos, la española estaba ya 3-0, con un break arriba. De ahí en adelante, fue una exhibición.

Las nubes iban y venían sobre la pista central del Lindner Family Center. Para Garbiñe, fue sol en todo momento. De derecha, no erraba, como ante Pliskova. Cometió solo cuatro errores no forzados en el primer parcial y tuvo un 81% de acierto con el primer servicio, con el que solo cedió cuatro puntos. Rompió el saque de la rumana en el comienzo y en el final, siempre con tiros violentos, dándole a todo. Cuando se ahogaba, de tanto pegar, Halep ya estaba repleta de fantasmas, insegura y no lograba atacar correctamente. En 24 minutos, Garbiñe se llevó la primera tanda por 6-1.

Simona Halep, siempre incomoda, lanzó un pelotazo al aire, frustrada. Desde la estadística no estaba haciendo las cosas mal (71% con el primer servicio, ocho errores son forzados en el primer parcial), pero ante semejante Muguruza, pura furia y corazón, no hay números que valgan. La rumana sucumbió en todo momento y Garbiñe no cedió, ni siquiera cuando se encontró 3-0 arriba y tuvo dos puntos de break en contra. Jugó a la perfección para salir del aprieto, sin resignar el fuego de su derecha y definió los puntos con autoridad en la red.

Despertó un poco Halep tras aceptar el arrollador nivel de Muguruza y la complicó con algunos tiros más agresivos, sobre todo abriendo a Garbiñe hacia su revés y obligándola a golpear la derecha a la carrera. La española aguantó el embiste, salvó dos bolas de break y Halep sintió el golpe psicológico. Si no pudo entonces, no podría nunca, y menos 6-1 y 4-0 abajo.

Con la rumana desarmada, Muguruza, pura confianza, terminó con seguridad la paliza, ganando nueve juegos consecutivos desde 3-1 del primer parcial y levantando su primer trofeo en suelo estadounidense. 56 minutos de puro fuego.

La tenista española encarará liberada la semana de preparación hacia el US Open, que comienza el 28 de agosto. Por primera vez en su carrera logra confirmar su buen momento y gana dos torneos en una misma temporada. Ahora sumó cinco. En 2016 había triunfado solo en Roland Garros, y este año, el único trofeo que levantó había sido también en un Grand Slam, Wimbledon. En Cincy, en dos días arrolladores, apabulló a la número uno y a la número dos del mundo. Ya regresó al tercer puesto del ranking de la WTA. Convertirse en la primera española en lograr tres Grand Slam distintos comienza a estar más cerca que nunca. Y tiene 23 años.

Pablo Vande Rusten
EL PAIS
 


sábado, 19 de agosto de 2017

Kyrgios ratifica buen momento, vence a corajudo Ferrer y es finalista en Cincinnati

Fue un duelo de fortaleza mental, los do se emplearon a fondo pero en el tenis no hay empate y uno tenía que ganar. En este caso fue el australiano Nick Kyrgios quien superó a la mejor versión de David Ferrer en lo que va de la temporada y en un duelo intenso selló su pase a la final del Western  & Southern Open Cincinnati al imponerse por 7-6(3)7-6(4).



Fue una batalla bastante pareja donde Ferrer com pensó su menor potencia ante Kyrgios con su clásica entrega. No hubo quiebres en el servicio a pesar que cada uno generó oportunidades de ruptura. Fue en los tie breaks donde el australiano terminó imponiéndo su mayor agresividad para llevarse el duelo en 2 horas y 4  minutos.

Kyrgios muchas veces criticado por algunas actitudes dentro y fuera de la pista ha logrado esta semana  desplegar un rendimiento parejo y consigue una credencial importante: Su primera final a nivel Masters 1000.

En frente tendrá al búlgaro Grigor Dimitrov un debutante también en esas instancias pero con mayor experiencia por lo que se prevé un duelo bastante balanceado.

Ambos jugadores también buscan un ascenso que les permitiría llegar con mejor pre-calificación al US Open

Simona Halep supera a Sloane Stephens e irá por título de Cincinnati y número 1 de la WTA

Sin  la presencia de Serena Williams, que en breve será madre, el tenis femenino no tiene una dominadora clara. Después de que la alemana Angelique Kerber, la mejor de 2016, perdiera el cetro de la WTA en Wimbledon en favor de Karolina Pliskova, la checa puede perder este domingo el primer puesto del ranking en favor de Simona Halep.



Mientras que Pliskova falló ante Garbiñe Muguruza en la semifinales de Cincinnati, la rumana sí se impuso con claridad a Sloane Stephens por un contudente 6-2 y 6-1 en solo 55 minutos de juego. 

Halep estuvo bastante sólida, no dio ninguna posibilidad a la estadounidense que en esta semana venía en alza. La rumana mantuvo todos sus juegos de saque y logró generar nueve opciones de ruptura tomando cinco veces el servicio de Stephens

En Cincinnati, Muguruza será su último obstáculo para ser la vigésimo cuarta líder del circuito. La diferencia entre Halep y Pliskova es ahora mismo de tan sólo cinco puntos. La que gane de Garbiñe y Simona también saldrá del torneo de Ohio como la mejor tenista de la presente temporada, todo un golpe de efecto en vísperas del US Open.

Será la tercera oportunidad para la rumana en la temporada donde puede coronar su buen accionar con la cima del tenis mundial. No lo pudo concretar ni en Roland Garros ni en Wimbledon. Veremos este domingo si esta vez no falla.

Dimitrov vence a Isner y es finalista en Cincinnati

No estaba dispuesto a dejar escapar una oportunidad de oro para presentarse en su primera final en un ATP Masters 1000. Y no la desaprovechó. El No. 11 del mundo Grigor Dimitrov, el jugador con mejor clasificación en el Emirates Ranking ATP de los cuatro que se presentaron en las semifinales del Western & Southern Open, superó este sábado a John Isner por 7-6(4), 7-6(10) en dos horas y 3 minutos para avanzar a su primera final en un torneo de esta categoría.




El búlgaro había tropezado las tres ocasiones anteriores en las que había intentado llegar al partido por el título, presentando un récord de 0-3 en semifinales de ATP Masters 1000. Precisamente, la última vez que lo intentó había sido en Cincinnati 2016 (p. con Marin Cilic). También en Toronto (p. con Jo-Wilfried Tsonga) y Roma (p. con Rafael Nadal), ambas en 2014.

A pesar de partir como cabeza de serie No. 7, el jugador nacido en Haskovo hace 26 años partía todo en contra en la pista dura estadounidense. Su único precedente en el FedEx ATP Head2Head ante Isner también se había producido en cemento americano y la balanza se decantó del lado del gigante de 2,08 m.

Además, el cañonero de Greensboro lucía una carta de presentación que intimidaba. Campeón en Newport y Atlanta, acumulaba un récord de 12 victorias en sus últimos 13 partidos y 24 de 26 sets ganados desde el 9 de julio. Además se había asegurado 134 de los 137 juegos con su saque (98%) y conectado un total de 238 saques directos en este período.

Ante tal poderío con el servicio de Isner, a Dimitrov no le quedó más remedio que aferrarse a la única oportunidad que le concedió su rival. Tal y como temía, el estadounidense no cedió una sola opción de break en el set inicial, además de firmar el 82% de los puntos que puso en juego con el primer saque. Así, la primera manga se resolvió en un tie-break en el que el búlgaro arrebató uno de los puntos al saque de Isner con un passing de revés. La ventaja sería suficiente para asegurarse el desempate (7-4).

El guion se mantuvo inalterable en el segundo set. Nadie era capaz de sembrar dudas en el servicio del rival hasta que Dimitrov encontró su primera oportunidad de break de todo el duelo que, además, era ¡punto de partido. Sin embargo, Isner se aferró a su servicio para salvar la situación y llegar, de nuevo, al tie-break. El búlgaro cerró el encuentro en su cuarto MP tras un intenso desempate que terminó 12-10.

ATP

Garbiñe Muguruza vence a Karolina Pliskova y es finalista en Cincinnati

Una victoria para crecer y para creer. Es la que consiguió Garbiñe Muguruza ante la número uno del mundo, Karolina Pliskova, que le lleva a la final del Premier 5 de Cincinnati. Venció a la checa, que le había derrotado en las últimas seis ocasiones de las siete en que se habían medido, por 6-3 y 6-2 en 1h:19. Este domingo (20:00, TDP), con unas sensaciones excelentes, la española buscará su segundo título del año tras Wimbledon frente a la ganadora del Simona Halep-Sloane Stephens.



Muguruza tenía en Pliskova a su particular bestia negra. Y ante ella se vio a una jugadora calmada y fuerte. Dispuesta desde el día 28 a pelear por el título del US Open y también por el número uno de la WTA de aquí a final de año, pues sólo defiende 350 puntos, de los que 70 corresponden a Nueva York, donde cayó en segunda ronda. Ya es quinta, y de ganar la final se colocará tercera. Rafa Nadal vuelve el lunes a lo más alto, y no es descabellado pensar que España podría acaparar los números uno de la ATP y la WTA este curso.

Si en cuartos ante Kuznetsova Muguruza dijo haber firmado "el mejor partido del año", sabiendo contrarrestar la dureza de la rusa, en la semifinal elevó su nivel. Pliskova, que cogió el número uno sin ganar un 'grande' el pasado 17 de julio, sintió el peso de tener que sostenerlo. Ahora, Simona Halep puede arrebatárselo si de proclamarse campeona. Muguruza llevó de lado a lado a la checa, buscó las líneas con drives como punteros láser y le funcionó de maravilla el revés. En el primer set rompió de entrada y sólo perdió cuatro puntos con su saque. Acabó con un 80% de puntos ganados con primeros y 44% con segundos. Muy fiable.

En el segundo parcial, supo contrarrestar las tres bolas de break de que dispuso Pliskova y rompió para 4-2 y 6-2. Tras la sexta semifinal del año, llegó la segunda final. "La clave estuvo en la concentración", dijo Muguruza, que a sus 23 años apunta a todo. Blindado su físico con un trabajo de pretemporada que ha ido dando frutos y serena, es capaz de todo. Pliskova ya no es un muro para ella.

Jesús Mínguez
AS

viernes, 18 de agosto de 2017

Kyrgios supera a Nadal y se medirá con Ferrer en semifinales de Cincinnati

Rafael Nadal solo podía esperar a que Nick Kyrgios sucumbiera o entrara en un lapso de desconcentración para tener oportunidad de prevalecer. Y el español se ilusionó al salvar tres bolas para partido, una de ellas al resto. Pero el australiano estaba tan inspirado este viernes que pudo superar las pocas crisis que sufrió durante su triunfo de 6-2, 7-5 en cuartos de final de Cincinnati.




El No. 23 del Emirates ATP Rankings estuvo impecable en los 80 minutos de juego. Porque casi todo lo que arriesgó, terminó en punto a favor, por eso el australiano de 22 años empezó ganando 16 de los primeros 20 puntos del partido. Nadal intentó de todas las maneras entrar en calor, de hecho gritó un “¡vamos!” al ganar el segundo punto del juego en el 1-5. Para animarse y abonar terreno de cara al segundo parcial. 

Pero Nick Kyrgios casi no tuvo fisuras. Conectó 11 tiros ganadores más que su rival (27-16) y ocho errores no forzados menos (18-26). Pudo salir ileso del 30/40 en el tercer game del segundo parcial a pesar de dos dobles consecutivas. Tenía tanta motivación, que no se desesperó por desperdiciar dos match points al resto en el 5-3 y tampoco por no aprovechar la posibilidad de cerrar el partido con su servicio en el 5-4.

En el siguiente game, mantuvo el temple en sus brazos y se benefició de los errores de Nadal. Ganó ese juego sin perder puntos y en el 6-5 no volvió a titubear. Selló el encuentro con uno de los 10 aces en el partido para dejar 2-2 el historial con Rafael Nadal, quien el próximo lunes aparecerá como nuevo No. 1 del Emirates ATP Rankings y quien llega a 33 torneos seguidos sin títulos sobre cemento (desde Doha 2014). 

Kyrgios, por su parte, llega a 100 victorias en el ATP World Tour en su carrera (récord de 100-56). Gracias a superar en un mismo día a Nadal y a Ivo Karlovic por 4-6, 7-6(6), 6-3 (debido a la cancelación de la jornada del jueves por lluvia), el jugador de 22 años clasifica por tercera vez a semifinales de Masters 1000 (tras Miami en 2015 y 2016). 

Y este sábado se jugará su primer pase a la final en un torneo de esta categoría ante David Ferrer, con quien tiene récord negativo de 0-1 tras caer en el US Open 2013. Será la primera vez desde París 2012 que no haya integrantes del Big-Four (Federer, Nadal, Djokovic, Murray) en semifinales de un Masters 1000. Nick Kyrgios y su prolijidad de este viernes son los únicos responsables de ese dato estadístico.

ATP