jueves, 23 de enero de 2020

En Cordoba arranca la gira sudamericana de arcilla ATP

En febrero arranca la tradicional gira latinoamericana de arcilla que se conforma de cuatro torneos, tres de la categoría ATP 250 y un ATP 500 donde las más importantes figuras de esta parte del continente junto a tenistas de diversas partes del mundo intentarán seguir sumando importante puntos para el circuito profesional ATP. La primera parada es en la ciudad argentina de Cordoba donde desde el tres se disputará el Cordoba Open.


Para esta  segunda edición edición  se vislumbra un torneo de  gran nivel   ya que contará con la participación de 7 de los mejores 50 jugadores del mundo.
Entre ellos, estarán, Diego Schwartzman (14°) en el ranking mundial, que será una de las estrellas del campeonato junto con Guido Pella (25°). Además también contará con algunas estrellas mundiales ya confirmadas: el español Fernando Verdasco (49°) y el italiano Marco Cecchinato (71º).
La organización ha previsto superar las expectativas de la primera edición. Para esta oportunidad, el estadio contará con un 10% más de su capacidad, preparado para recibir a 4700 espectadores.
El torneo otorgará al campeón 250 puntos para el ranking ATP. La bolsa total de premios supera los US$540,000.
El local Juan Ignacio Londero intentará revalidar la corona obtenida en la primera edición.
 

Nadal supera con algunas complicaciones a Delbonis y se instala en tercera ronda de Australia

En el último turno de la cancha principal de Melbourne, Rafael Nadal venció a Federico Delbonis por la segunda ronda del Abierto de Australia. El español ganó por 6-3, 7-6 (4) y 6-1 en 2 horas y 30 minutos de juego.




En la Rod Laver Arena, el mallorquín y el argentino se enfrentaron por el pase a la tercera ronda del Grand Slam que se disputa en suelo australiano. Como era de esperarse, no fue una tarea fácil para la raqueta que nació en Azul, provincia de Buenos Aires, ya que en las tres oportunidades que jugó contra uno de los mejores tenistas de la historia, no pudo ganar un set, algo que volvió a suceder en Melbourne.

En el set inicial, Nadal mostró sus credenciales y dominó a Delbonis, que luchó para mantener su servicio. En el cuarto game del parcial se dio el primer quiebre para el mallorquín, lo que le permitió ponerse 3-1 al frente y ponerse al frente en el partido por 6-3. 

 Más allá que el segundo parcial quedó nuevamente en manos de Rafa, gracias a que ganó el tie break por 7-4, el tenista argentino elevó su nivel y puso en problemas al número 1 del mundo en varios pasajes del parcial. Los 20 errores no forzados de Delbonis inclinaron la balanza en la definición del set. 

Después de combatir, Nadal volvió a mostrar toda su capacidad tenística en la cancha principal del Abierto de Australia y dejó sin chances de recuperación a Delbo. Al igual que sucedió en el primer parcial, el español quebró el saque del argentino en el cuarto game y encaminó el 6-1 definitivo.
Instalado en la tercera ronda del primer Grand Slam del 2020, la mejor raqueta del mundo se enfrentará a un viejo conocido en la siguiente etapa del torneo: su rival en la próxima instancia será su compatriota, Pablo Carreño Busta, preclasificado número 27.


Le dijeron que nunca más volvería a jugar tenis, Cici Bellis destroza pronósticos y avanza a tercera ronda en Australia


Hace algunos años era el futuro del tenis mundial, de la noche a  la mañana pasó a ser pasado y hoy magicamente vuelve a ser presente. Emocionante historia la de Ci Ci Bellis.

Presente también fue la palabra adecuada para describir la victoria de Bellis por 6-4, 6-4 en la segunda ronda el jueves sobre la 20ª sembrada Karolina Muchova. Momento a momento, tiro a tiro, punto a punto, juego a juego, set a set, el enfoque de Bellis era inquebrantable. Tan intensa fue Bellis, tan comprometida estaba en lograr esta victoria, que los 3.000 fanáticos que se reunieron en el 1573 Arena del Abierto de Australia se encontraron completamente cautivados.


La historia de fondo explica parte, pero solo parte, de la intensidad de Bellis. En el US Open 2014, interpretó el papel de Coco Gauff, derrotando a la cabeza de serie No. 12 Dominika Cibulkova a los 15 años. La famosa sorpresa hizo que Bellis fuera la jugadora más joven en ganar un partido en Flushing Meadows. Bellis llegó a la posición 35 en el mundo en 2017, justo antes de que la lesión cambiara su naciente carrera.

El otoño pasado, después de sufrir una dolorosa lesión en el brazo derecho y el codo que la alejó del tenis durante más de 18 meses, un médico le dijo a Bellis que nunca volvería a jugar tenis. Este fue un pronóstico inaceptable. Una resonancia magnética y un visto bueno de otros tres médicos llevaron a Bellis a la vida del tenis. Pero con un evento Oracle Challenger y solo tres partidos de la WTA en su camino hacia Melbourne, no estaba claro qué tan bien se desempeñaría Bellis. (Clasificado No. 600, se metió en el cuadro principal con una clasificación de lesiones protegidas).


En teoría, Muchova pensó ser un duro enfrentamiento para Bellis. En el transcurso de 2019, la checa de 23 años había subido de rango, del n. ° 141 al n. ° 21. Lo más impresionante fue su juego en Wimbledon, donde alcanzó los cuartos de final, una carrera destacada por una victoria por 4-6, 7-5, 13-11 sobre la tercera sembrada Karolina Pliskova. Una pulgada menos de seis pies de alto, el estilo de juego de Muchova también era un soplo de aire fresco, impregnado con un buen rango de giro, forma y movimiento hacia adelante.

Sin embargo, frente a Bellis, Muchova estaba curiosamente apática, el tono establecido en el primer juego, cuando perdió cuatro de seis primeros servicios y cometió un doble error en el punto de quiebre. A pesar de que regresó para nivelar el set en 3, Muchova permaneció angustiada.

Las condiciones ligeramente ventosas favorecieron a Bellis. Similar a genios del viento como Rafael Nadal y Lleyton Hewitt, los pies de Bellis se agitaban como pistones mientras continuamente obligaba a Muchova a golpear constantemente una bola más. Quizás la versátil Muchova posee más del temperamento de un artista que de un guerrero.

Con Muchova sirviendo a 4-4, 30 y 0, Bellis cerró una jugada de ocho bolas con un revés de Djokovic golpeado temprano y en la línea. En el siguiente punto, Muchova roció perezosamente un golpe de derecha largo, uno de los 31 errores no forzados que cometería en este partido. A los 30-30, Muchova cometió un doble error y luego disparó un tiro de aproximación de derecha. Bellis luego sirvió el set.

Y, sin embargo, dada la presencia incesante de Bellis, ¿qué es un error no forzado? En el transcurso de este bloqueo de 83 minutos, Bellis aplicó presión con tal intención que, en una reunión tras otra, Muchova parpadeaba con frecuencia. A pesar de que Muchova tuvo un excelente 18 de 24 en la red, su propia habilidad para interrumpir a Bellis era inútil.
 
El tiempo fuera ha ayudado a la técnica de Bellis. Anteriormente, parecía arrebatarle la pelota, sus muñecas y antebrazos se movían excesivamente, a menudo parecían estar haciendo contacto tarde, quizás factores que contribuyeron a sus lesiones. Todo esto desapareció hoy, Bellis es un modelo de eficiencia técnica. Sin duda, ella solo tiene 20 años y no golpea la pelota particularmente fuerte. Pero con esta base mejorada, las posibilidades son mucho mayores.

El segundo set fue bastante similar al primero. Una vez más, Bellis aprovechó el día. Rompió a Muchova en 1-todo y, como su amado, San Francisco ‘49ers con destino al Super Bowl, siguió moviendo las cadenas con una mezcla inteligente de paciencia y agresión. Si los sentidos de Muchova aparentemente se habían desvanecido, Bellis estaba en llamas. Con un servicio de 4-3, 30-15, Bellis dio un segundo servicio profundo. Muchova lo golpeó bien fuera de la cancha, momento en el cual Bellis dijo: "Vamos, aquí, aquí mismo". Sí, podía oler la línea de meta.

Cruzarlo fue sorprendentemente fácil. En un abrir y cerrar de ojos, Bellis se adelantó 40-0 y ganó en su segundo punto de partido. Muchova había sido envuelta y enviada. Ciertamente, ella tendrá muchos más días mejores. Pero hoy, Muchova fue simplemente el bateador. Bellis fue el jugador. Una intensa, también, y por una buena razón.

Traducido del atículo en ingles de
Joel Drucker
Tennis.com

sábado, 28 de diciembre de 2019

Juan Pablo Varillas arranca con todo el 2020 y jugará el primer Grand Slam de su carrera

La raqueta número 1 de Perú, Juan Pablo Varillas, de sorprendente ascenso en el ranking ATP en el último tramo de la temporada 2019, no se duerme en sus laureles y ya tiene planificado su arranque de la nueva temporada donde viajará bastante lejos para disputar la qualy del Abierto de Australia que arrancará la semana del 13 de enero.



Previamente, el jugador de 24 años y que actualmente se ubica en la casilla 143° del ranking ATP, iniciará su actividad profesional del próximo año en el torneo Challenger de Camberra que comienza el 06 de enero. Este torneo es de categoría 125 y contará un durísimo  cuadro principal donde destacan jugadores de la talla del francés Ugo Humbert (57° ATP) el italiano Andreas Seppi (72° ATP) el alemán Philipp Kohlschreiber (79° ATP). Este torneo le servirá también al limeño para adecuarse a la superficie rápida que es donde se disputará el primer grande de la temporada.

Cabe mencionar que cualquier tenista que disputa la qualy tendrá que lograr tres victorias para conseguir alguno de los cupos que se otorgan para el cuadro principal.

Sin duda será una gran experiencia para Varillas que poco a poco tendrá que adaptarse a la exigencia de los principales torneos del circuito. Los dos títulos challenger obtenidos este año deberán servirle de dosis de confianza para los retos que se le vienen.

domingo, 8 de septiembre de 2019

María Camila Osorio se queda con título junior del US Open

En un inolvidable edición para el tenis colombiano  María Camila Osorio se proclamó campeona junior del US Open, tras el título que sus compatriotas Juan Sebastián Cabal y Robert Farah se llevaron en los dobles masculinos.



La nacida en Cúcuta de 17 años (cumple 18 en diciembre) se impuso de manera contundente  a la estadounidense Alexandra Yepifanova con parciales de 6-1, 6-0 en menos de cincuenta minutos de juego

Es la primera tenista de su país que se impone en la modalidad juvenil de este torneo.

Osorio cierra así su ciclo como juvenil ganando el año pasado la medalla de plata en dobles mixtos y medalla de bronce en individuales de los Juegos Olímpicos de la Juventud.

También representó a Colombia en la Copa Fed y este año recibió una invitación para jugar en el cuadro principal del Open de Bogotá, en el que llegó a los cuartos de final. A nivel profesional también ya es la raqueta número 1 de su país, figura en la casilla 271° del ranking de la WTA

Nadal gana batalla ante Medvédev y hace historia en el US Open

No es la pista más coqueta del mundo ni tampoco con el público más entendido, pero la Arthur Ashe es el estadio de tenis más grande del mundo. Muchos aficionados, tantos como 24.000, vieron a un tenista hacer historia al sumar su cuarto título en el US Open y el decimonoveno en los bautizados como Grand Slam.



En la carrera por ser el mejor de la historia, que se mide en en el número de coronas de la categoría, Rafael Nadal se queda a solo una de Roger Federer. El español derrotó con mucho sufrimiento a Daniil Medvedev por 7-5, 6-3, 5-7, 4-6 y 6-4, en 4 horas y 49 minutos.

El ruso llevó el duelo al límite, remontando dos sets y dos primeras pelotas de partido: revés ganador y punto de servicio. Iba 5-2 abajo en el desempate y tuvo una opción de igualar a cinco.Medvedev de 23 años tiene mucho margen de mejora, pero tuteó hasta la última bola a Nadal. 

Al campeón le funcionó el revés cortado, lo que convirtió el partido en una pesadilla para el moscovita. Dio igual que Daniil se presentara a la cita con la etiqueta de jugador con más triunfos en 2019, con 50. Sin olvidar la gira norteamericana de superficie dura, con 20 duelos ganados por sólo dos perdidos.

Lejos queda la última victoria en un gran torneo que no corresponda a Nadal, Novak Djokovic o Federer. Fue Stan Wawrinka, precisamente en el certamen neoyorquino en la edición de 2016. Pero en esa época tanto Nole como Rafa estaban en una crisis de juego y de resultados y Roger ni tan siquiera hizo acto de presencia por lesión.Medvedev empezó fuerte y disfrutó de una pelota de 'break' en el juego inicial. El juez de silla le pitó al español una amonestación por retrasar la puesta en escena de la pelota. Al segundo 'warning' ya iba a significar la pérdida de un servicio. Esa presión no afectó. El ruso volvió a intentarlo en el tercer asalto con más suerte. Se adelantaba 1-2, en la séptima rotura que recibía el segundo favorito del cuadro en el torneo.La alegría le duró poco a pesar de realizar unas defensas increíbles. En un visto y no visto, estaría otra vez por debajo: 3-2. El vencedor blindaría su saque, encadenando 14 puntos. La igualdad se mantuvo hasta el duodécimo juego: 7-5. El moscovita quedaría retratado con una volea al clavo.

Nadal, dentro de su habitual repertorio, le añadió las subidas a la red porque su oponente se posicionaba muy lejos de la línea de fondo. Era una invitación para volear. Medveved, a sus 23 años, quería vender cara la derrota e intento ponerse por delante en la continuación. Se le escapó una opción de 'break'. Rafa le apuntaba al cuerpo al espigado tenista de 1,98 metros.

Palabras a su equipo

El punto de inflexión pudo ser con las cuatro pelotas de rotura favorables a Nadal en el cuarto juego. Las levantó Daniil. El manacorí hablaba con su banquillo, que ponía cara de preocupación. Pasó de las dudas al 5-2. Y es que el español es prácticamente imbatible desde que perdió con Stefanos Tsitsipas en las semifinales del Mutua Madrid Open. Ha decantado a su favor 29 partidos por un único traspié ante Federer en Wimbledon.El tiempo parece que no pasa para él. Es el primer jugador que gana cinco majors por encima de la treintena. La final pudo morir con la cuarta rotura en el quinto juego de la tercera manga. Medvedev tenía una vida más e igualó a 3-3. 

El partido se había convertido en una batalla física a la vez que tenística. El aspirante se puso gallito y se llevó su set. El lenguaje corporal del número dos mundial no era el mejor. La grada se levantaba porque disfrutaba del espectáculo de los dos finalistas.Daniil tenía contras las cuerdas al balear y dispuso de pelota de 2-0 en la continuación y saque. Nunca antes había remontado un duelo al mejor de cinco mangas. De hecho, había perdido los cuatro partidos al límite. Empezó a subir su porcentaje de primeros servicios con el paso de los minutos. La pelota no le corría a Nadal como al principio del partido. La final empezó de día en Nueva York y terminó de noche.

El ruso logró firmar las tablas con un revés paralelo de videojuego. El balear había perdido el guión y la táctica. Ya no llegaba bien apoyado a los tiros. Estaba a merced del jugador que estaba en el otro lado de la red.El árbitro le quitó un saque con punto de rotura en contra en el segundo juego. Dio igual. Seguía de pie. Aparecía el fisioterapeuta en la pista para atender a Medvedev. Este luchaba para lograr una hazaña que no se veía desde 1949, cuando Pancho Gonzales remontó a Ted Schroeder. Con 2-2, Nadal vio una vida de escape y la aprovechó. La gloria es suya. Lo resume el tercer punto del penúltimo juego. Lo devolvió todo como un frontón a las 4 horas y media de intercambios. Otro 'warning' por ralentizar el saque, alargó el desenlace.

De momento, Marat Safin seguirá siendo el único ruso que ha inscrito su nombre en el palmarés del torneo. Nadal, por su parte, iguala los cuatro entorchados de John McEnroe en Flushing Meadows. Se queda a uno de Federer, Jimmy Connors y Pete Sampras. "Ojalá pueda seguir peleando por la historia", afirma el manacorí.

Marca.com

sábado, 7 de septiembre de 2019

Bianca Andreescu fue mas que Serena Williams y se queda con título del US Open

Bianca Andreescu, como Naomi Osaka hace un año, ha aprovechado el peso de la historia sobre Serena Williams para ganar su primer 'Grand Slam' en el US Open, en un feudo donde era la visitante y su rival ejercía de local. La canadiense, que cedió en la primera ronda de la previa en la última edición del Abierto, situada lejos del 'Top100', derrotó a la Williams por un concluyente 6-3 y 7-5, en 1 hora y 40 minutos. El lunes será la quinta raqueta mundial.



La final femenina del US Open era la más desigual en cuanto a edad de las protagonistas. Nunca había habido tanta diferencia. Serena y Andreescu están separadas por 18 años y 263 días. Cuando la estadounidense ganó el primero de sus 23 Grand Slam en septiembre de 1999, su rival no había nacido.

Serena, que había estrenado maternidad en 2017, regresó a la competición con el objetivo de batir el récord de grandes torneos ganados por parte de Margaret Court. La australiana se quedó en 24 y ella seguirá con 23.

La estadounidense quería que su hija Olympia la viera ganar, pero no lo ha conseguido de momento. Después de tres grandes finales perdidas, dos en Wimbledon y una en las pistas de Nueva York, sigue sigue sin sacarse esa losa de encima. Esa presión que le hizo perder los papeles hace un año en la final con Osaka volvió a aparecer ante Andreescu. Cabe recordar que en el único precedente entre ambas, en la lucha por la corona de Toronto hace 27 días, tuvo que retirarse a la conclusión del cuarto juego por molestias en la espalda. Dominaba la canadiense de origen rumano por 3-1 en la manga inicial.

Serena empezó muy nerviosa porque era consciente de lo que estaba en juego. Cometió dos dobles faltas en el primer asalto que le costaron el 'break' en contra. Andreescu se situó con un favorable 2-0. Había salido a pegar palos y a renunciar a los largos intercambios. Le anularon un saque directo por tocar la pelota en la red y tuvo la primera mirada matadora con la juez de silla. Esta vez no estaba Carlos Ramos.

La Williams se sacaba la presión a guantazos y gritando cuando tenía la ocasión. La canadiense llegaba al 3-1 sin ningún error no forzado por los nueve de su oponente. Meghan Markle, esposa del Príncipe Harry, hizo el viaje de Londres a Nueva York para apoyar a su amiga. Estaba sentada al lado de la madre Oracene Williams.

Andreescu, a lo suyo, tuvo cinco nuevas pelotas de rotura con 4-2. La derecha de la joven canadiense era imposible de contrarrestar. La heroína local salvó los muebles pero seguía por detrás en el marcador. Perdió el asalto inicial con la tercera doble falta y se mascaba la tragedia en la Arthur Ashe. La mayoría de los presentes habían pagado la entrada para ver ganar a Serena.

En la continuación, el guión no cambió. Bianca se situó con 5-1. Cada juego al servicio era un martirio para Serena. Entregó seis veces su saque, que es su mejor arma. Salvó la primera pelota de partido al resto con 5-1. Nadie esperaba la remontada pero en la pista estaba una gran campeona. Encadenó cuatro juegos. Andreescu amagaba con tirar la raqueta. El público se levantaba y empezaba a jugar la final. El ruido era ensordecedor. La tenista natural de Ontario cortó la sangría para asegurarse, como mínimo, la muerte súbita. Gritaba más fuerte que los casi 24.000 espectadores que iban en su contra. Una derecha ganadora le dio la gloria para convertirse en la primera jugadora de su país en reinar en uno de los grandes escenarios del deporte de la raqueta. Ahora falta saber si la derrotada cancela la temporada, como ya hizo en 2018, y centra sus objetivos en el próximo Open de Australia. Se le han escapado ya cuatro trenes y sin sumar un solo set.

Marca.com