lunes, 13 de febrero de 2017

David Ferrer cuando juega en Buenos Aires se siente como en Casa

¿Qué tiene Argentina que tanto gusta a David Ferrer? “Que me han tratado siempre muy bien”, responde sin titubeos. Sentirse como en casa ha sido una de las claves para que el español se haya sentido un poquito argentino. Tres títulos consecutivos entre 2012 y 2014, más unas semifinales la pasada edición, son claro ejemplo de ello.



“Estoy muy contento de volver. Está claro que con el paso de los años que en un país y un torneo como este te sientes muy querido y eso ayuda a que vuelva y a que juegue mejor. Siempre me han tratado fenomenal”, explica el español.

“Realmente argentinos y españoles somos muy parecidos. Aquí viven muchísimo el deporte y te sientes muy cómodo en el día a día”.

Con un récord de 23-5 en el Buenos Aires Lawn Tennis Club, Ferrer es un fijo en la gira latinoamericana sobre tierra batida. Aquí ha conseguido grandes victorias ante especialistas en polvo de ladrillo como Pablo Cuevas, Fabio Fognini o Stan Wawrinka y han pasado más de diez años desde que el de Jávea cayese antes de semifinales.

Ahora número 27 del Emirates ATP Rankings, Ferrer vive esta etapa como una oportunidad de seguir aprendiendo. A sus 34 años, y después de seis temporadas manteniéndose siempre dentro de los diez mejores del circuito, al español no le entra el vértigo.

“Acepto esta nueva situación como un reto”, asegura. “Es muy difícil mantenerse entre los mejores pero si sigo jugando es porque aún creo que puedo hacer un buen papel y puedo ganar un torneo, estar en el Top 20. Ese es mi objetivo: esas ganas y esa ilusión por jugar”.

Y en Buenos Aires, donde debutará el miércoles, no se aventura a pronósticos. “Yo no sé quién va a ganar… Ojalá lo supiera. Para mí los claros candidatos son Kei Nishikori y Pablo Cuevas pero ya se verá. En el tenis todo está muy igualado. Yo me tomo cada partido como una final”.

ATP

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada